domingo, 8 de junio de 2008

¡Qué exquisita sopa!

Hemos preparado una sopa con unos ingredientes muy especiales: unas raíces, algunos sufijos…
Para prepararla, primero hemos amasado todos los ingredientes, hemos añadido un poquito de agua y lo hemos puesto al fuego. Para darle sabor, hemos echado un poquito de paciencia y mucha observación. Diez minutos de hervor y ya está lista.
Ahora mete la cuchara, perdón la lapicera y señala las 20 palabras españolas, formadas a partir de étimos griegos.
Y para que no se te indigesten, piensa un poco en qué pueden significar y escribe ese significado. Luego lo compararemos con el verdadero.
Recuerda que pueden aparecer de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, de arriba abajo, de abajo a arriba y en diagonal.





Todos sabemos que las palabras no nacen de los árboles, pero nacer, nacen. Surgen por varios motivos y de varias formas. Unas veces necesitamos inventar una palabra para nombrar un producto nuevo, otras veces en lugar de sacar la palabra de la nada, usamos la forma más sencilla que nos ofrece la lengua: usar raíces latinas o griegas, mezclarlas según nuestras necesidades y obtener de esta forma la palabra que necesitamos. Y, por supuesto, no debemos olvidar nunca que nuestra lengua procede de la lengua latina, nuestro vocabulario está, en gran parte, formado por la evolución de palabras que se usaban en latín (p.e.: ojo, procede de OCULUM), además de tener léxico herencia del dominio árabe en la península ibérica (el almacén, el alcaucil, la alcancía, todos son árabes), palabras francesas dejadas en los diferentes contactos (por ejemplo, la palabra jardín o el españolísimo jamón son en realidad términos que nos prestaron los franceses), palabras germánicas, inglesas, vascas...
Resumiendo nuestra lengua viene a ser algo así como un magnífico puchero (por seguir ambientados con lo de la sopa) donde han ido a parar palabras procedentes de muchos otros idiomas, además de las nuestras que derivaban del latín.
Las palabras que hemos usado en esta sopa tienen raíces grecolatinas, veamos cuáles son (es una pena que no pueda usar fuentes griegas, quedaría mucho más claro):
AGORAFOBIA: está formado por dos palabra griegas: 'agora' (plaza, lugar público) y por 'fobia' (miedo)
CICLOPE: de los griegos 'kyklos'(redondo) y 'ops'(ojo)
CIRUJANO: de 'jeír' (mano) y 'ourgos' (el que trabaja)
CORO: de 'korós' (danza)
DELTA: de la letra griega 'delta' (por su forma triangular cuando es mayúscula)
FILOSOFÍA: de 'filos' (amigo, amante) y 'sofía' (sabiduría)
FOTOSFERA: de 'fos, fotós' (luz) y 'sfaira'(esfera)
FRASE: de 'frasis' (locución)
MELANCOLÍA: de 'melás' (negro, oscuro) y 'jolé' (bilis)
METÁFORA: de 'metá' (al otro lado) y 'fero' (llevar)
Les invito a terminar las palabras que quedan, verán cuántas cosas descubren de cada una de ellas, es una invitación a entrar en las 'entretelas' de las palabras:
METRO
MICROSCOPIO
MISÁNTROPO
NEUMONÍA
OMNÍFAGO
OTITIS
PEDIATRA
TELÉFONO
XILÓFONO
ZOOLÓGICO

No hay comentarios: