domingo, 30 de marzo de 2008

Los casos de Marcos Fernández



¿Recuerdan a Juan Ignacio Rau, nuestro joven colaborador de Tandil? En esta ocasión nos envía otro cuento, que en realidad son cuatro, pues son cuatro casos que el detective Marcos Fernández tiene que desentrañar, con su fiel colaborador Truns, algo así como el siempre recordado y genial Holmes y su incondicional Watson. E, igual que con el cuento anterior nos permitimos hacer un humilde homenaje al cómic de detectives, con esta presentación queremos recordar un género que siempre tuvo gran acogida: la novela negra y policiaca.

Si quieren leer el cuento, al mismo tiempo que lo oyen, pulsen abajo:

Marcos Fernández

Primer caso: El caso del diamante orozco

Estábamos tomando un café en un bar. Cuando de pronto vino un hombre y nos preguntó ¿Quién de ustedes es Marcos Fernández?
- Yo ¿a quién tengo el gusto de dirigirme?
- El señor Murillo, le vengo a contar que han robado el diamante Orozco.
- ¿¡el diamante Orozco?! Pregunté exaltado
- Sí señor, ayer estaba leyendo cuando de pronto escuché unos ruidos abajo, fui a ver y un hombre con una mascara negra se llevaba el diamante, fue al patio saltó la cerca, un hombre trató de deternelo y escuché unos disparos, fui a ver y vi algo completamente horroroso, el hombre se encontraba tirado con dos balas en la frente.
- ¿Como se llamaba?
- Lo ignoro pero si encontramos al ladrón vamos a saber quién es la victima. ¿Para adónde se fue?
- No lo sé, me quedé tan estupefacto que cuando lo quise seguir no estaba ya, lo único que sé es que el hombre se llama Claudio González, el criminal más peligroso de Argentina.
- ¡Ah! lo bueno es que sé con quién está ese tipo y adonde vive, así que nos veremos pronto. Adiós
- Adiós, señor Fernández, y espero vernos pronto, ah, otra cosa el diamante lo iba a poner en el museo al día siguiente del robo.
- No lo puedo creer -exclamó Fernández después que el hombre se fue- ¿vos crees que lo robó para venderlo?
- No lo creo –exclamé- todo Argentina sabía que el tipo lo había encontrado el 30 de diciembre de 1901 y hoy es 29 de Junio se ve que es complicado ponerlo en el museo.
- Lo raro Truns es que el hombre hubiese tardado tanto no lo crees.
- Y no sé si es complicado, el museo había pedido que lo pusieran el 20 de Junio ¿no crees que hay algo raro en todo esto? vayamos al museo.
Caminamos 3 kilómetros y llegamos al museo
- El dueño del museo está, ahí viene
20 minutos después llegó un hombre corpulento vestido todo de negro
- hola, soy el señor Prot les vengo a decir que estoy realmente decepcionado conmigo mismo por el robo, no sé para qué quise poner el diamante el 20 de Junio por ser el día de la Bandera la verdad apenas encuentren al tipo pondré el diamante y si tengo permiso le trituraré su cara
- creo que eso no va a poder ser –exclamé- es totalmente ilegal
- bueno no importa
- volviendo a nuestro tema ¿cuántos empleados tiene usted?
- tengo 1 ayudante nomás, que vino hace 5 días, el señor Moreno, por favor venga para conocer a los detectives Marcos y Gastón
- ¿que tal? soy el señor Octavio pero ya me voy -exclamó el hombre con un tono muy grave
- no usted se queda aquí, no tenés nada que hacer y si tenés que hacer algo, pues hazlo después
El hombre se quedó
- ¿no es una pena? ¿ya nos vamos no Marcos? –exclamé.
- Sí, ya nos vamos
- adiós y espero tener noticias pronto.
Nos fuimos a casa y estuvimos hablando del ayudante que nos parecía muy misterioso.

- Mire Truns, guarde su arma porque esta noche vamos a ir a hacer una pequeña aventura
- Okey ¿que le parece si a las 9 salimos?
- Buena idea

Esa noche fuimos a un oscuro lugar donde había tumbas y en una casa estaba Claudio que tenía una mirada tenebrosa

- Truns este es el plan: tú quédate atrás de aquella tumba y cuando yo haga esta señal con mi dedo para abajo tu disparas, si lo hago para el costado izquierdo o derecho no haces nada y si lo hago para arriba tú vienes corriendo
-Excelente, comencemos ya
Fernández fue, tiró una piedra Claudio salió. Fernández apuntó el dedo para abajo, enseguida le disparé un tiro en el pie y luego con la otra pistola le di una descarga eléctrica. Vino la policía y se lo llevó, fuimos con la policía para interrogarlo.

Llegamos y le preguntamos
- ¿Adónde tiene el diamante?
- En mi bolsillo aquí lo tiene
- El diamante Orozco algo muy interesante
- Sí ¿y sabes qué?, detective de mier... yo era ese ayudante pobre sinvergüenza, me siento decepcionado por disfrazarme de eso, acá tengo todos los demás y ¿sabes qué voy hacer?
- No lo querrá hacer
- ¡No! -gritó Fernández
Pero cuando le iba a tirar, justito saqué mi arma y le di una descarga eléctrica, quedó paralizado, lo llevamos, y al otro día lo ahorcamos.
- Creo que fue un caso resuelto con mucho éxito ¿no crees? -dije
- Sí, la verdad no pude creer que ese tipo se hubiera disfrazado de un ayudante, pero, pensándolo bien, fue un plan muy astuto. Mira, acá tengo los papeles que el había robado y ¡claro! El hombre se queda de sereno a la noche, cuando el hombre va a almorzar, él se queda, es obvio, la verdad ese Claudio González es un hombre muy astuto. Pero, por suerte, la justicia cayó sobre él como una tonelada de ladrillos.



Segundo caso: Muerte en escena

Estábamos sentados en la casa de Fernández y él exclamó:
- ¿no quiere ir al teatro?
- bueno a las 8:15
- excelente
- mientras, ¿quiere conversar de los asesinatos o de cualquier otra cosa o prefiere leer hasta el horario de partida?
- Mire, truns, no se ofenda pero prefiero leer
- no importa yo traje este libro que se llama Mi ángel que esta dentro
40 minutos después fuimos al teatro, invitamos al profesor francés el señor Valentín Tonéis y su Esposa Elsa Payo
-hola ¿cómo andas? ¿todos bien? - pregunté
- sí, todo… ¡OH, no!
Su esposa había vomitado
- lo lamento… pero nos vamos -exclamó el profesor
- lo lamento… adiós
- qué lastima -exclamé cuando se habían ido
- sí… pero entremos.

Entramos y empezó el espectáculo; de pronto, en la obra, hace que le disparan un tiro en la sien pero el hombre ¡se murió de verdad! Inmediatamente nos levantamos y fuimos a ver y a investigar. Luego de 30 minutos sin una pista empezamos a interrogar a los actores.

Una mujer contó que se habían peleado pero luego se habían arreglado. Los demás no habían tenido nada con él; un hombre, que era de menor experiencia, había contado que él era un hombre muy presumido y se burlaba de él por ser de menor rango
- sí, era de menor rango, pero era el suplente; así que creo que ahora yo voy a ser el protagonista de la obra
- sí. Quiero ver la obra para ver quién pudo cambiar la bala
- miren, señores, yo me voy a mi casa; así que... -exclamó Fermín
- de ninguna manera -dijo Fernández- si no, creeré que usted cambió la bala.
- está bien me quedaré
- quiero ver como empieza la obra
- bueno, empiezo diciendo: Frank, son las 12; después, él dice voy a buscar a Thomas; después, viene Claudio, el que se murió, y dice que Paulie está muerto y Tom nunca llegó, él se levanta y le pega un tiro.
- hay muchas posibilidades, señorita, a ver el arma, la tiene usted todo el tiempo y nunca pudo cambiar la bala; salvo que el asesino sea mas de uno
- ¡OH! ¿qué es esto?
Había una bala de salva tirada en el suelo
- Una pregunta ¿se forman en la misma posición siempre o diferente?
- Diferente

- Me temo Truns que vamos a tener que renunciar a este caso
- espere Fernández ¿cómo termina la obra?
- Bueno, termina que yo le digo a él que es una basura y que nunca más lo voy a querer; después, hay un apagón de luz, el utilero se lleva el arma; él y Claudio van al frente y termina la obra.
- Claro -exclamó Fernández- en el apagón de luz
- Pero nunca vimos el apagón de luz -dije
- Pero pudo haber sido otro día, él cambiaba una bala de salva no usada por una bala verdadera, el utilero dice que ponía todas las balas de salva separada de las reales; el utilero puso la bala verdadera pensando que era de salva entonces el sabía que tarde o temprano esa bala iba a ser utilizada, es más, lo del llanto ustedes saben que el siempre se iba al baño, pues ahí, para fingir se ponía estas gotas, observen…
Agarró al hombre y sacó un pequeño frasco de gotitas de agua; este hombre fue el asesino de pronto. Él escapó, pero, inmediatamente, un policía le pegó un tiro en la pierna, luego le puso las esposas y se lo llevaron.




Tercer caso: El triángulo de las semillas de melón

Estábamos en nuestra casa cuando de pronto tocaron la puerta
-¿Quién es? -Preguntó Fernández
- El señor Orlando Trigo.
- Pase por favor
Se abrió la puerta y entró un hombre flacucho que mediría 2m de largo, vestido de pantalón negro, unos zapatos negros, campera marrón y paraguas azul.
- Hola, señor Fernández, le vengo a contar algo terrible y misterioso
- Sí, cuente
- Bueno la historia empieza así: cuando tenía 16 años me fui a vivir con mi abuelo que venía de Canadá, porque se había exiliado, trabajó en el ejército y llegó a tener el grado de capitán. El volvió hace 10 años era cariñoso conmigo, a veces estaba ebrio, pero no me maltrataba nunca. Un día llegó un correo de remitente G.E.M., abrió el paquete y sacó 3 semillas de Melón unidas con un hilo que formaban un triangulo. En la carta decía: ponlo en unas ramitas de sauce. Mi abuelo enloqueció y dijo que era la muerte pero prefirió tirarlas a la basura. Tres días después fue a la casa de un amigo pero no volvió. Lo buscamos por todos lados y apareció muerto con un hilo blanco en el cuello. Pero no termina acá la historia, 2 meses después llegó exactamente la misma carta pero a mi padre e hizo exactamente lo mismo y le pasó algo parecido. Salió a comprar un paquete de cigarros pero luego lo encontramos tirado en un río con más de 2 metros de profundidad y hace 3 días me llegó eso a mí y dice que lo ponga en unas ramitas de sauce y acá tengo las semillas.


Saco de un sobre exactamente lo que el había dicho un hilo con 3 semillas de melones

- ¿Qué puedo hacer, Señor Fernández?
- ¿Qué espera, hombre? ¡hágalo! ve y ponga esas semillas en las ramitas de sauce
- Bueno, muchas gracias, señor Fernández
Al otro día me levanté y Fernández estaba desayunando, vi el diario y exclamé:
- ¡Fernández, es tarde!
- ¿Por qué? ¿qué pasó? ¡no me diga que se murió Trigo!
- Sí
- ¡Maldita sea! y ¿cómo fue?
- Chocó en la ruta 2 con un palo de 50 metros, no saben nada más.
- Bueno, no vamos a poder hacer nada, pero ¿sabes quién era ese tal G.E.M?
- No ¿quién es?
- Grupo de Embrujo Malvado y ahora mismo les envié un cosito de los que le enviaron a Trigo. Me enteré que su tío participó ahí, por eso agredían mucho a esa familia: hace unos años hizo un escándalo tremendo, lo despidieron y desde entonces empezaron a odiarlo.
- Mira ¡qué astuto eres!
Esperamos 2 semanas hasta que en el periódico leímos que una lancha se había hundido en el medio del Atlántico.
- Ja, funcionó -dijo Fernández.
-Así es


Cuarto caso: La aventura de los signos anteriores

Fernández había pasado un largo rato sentado cuando de pronto sonó el timbre

-María abre, por favor
- Sí señor, ahí abro
Entró un hombre de alta estatura muy pálido y empezó hablar
- Hola señor Fernández y...
- Señor Truns, pero ya me voy
- Usted se queda acá –me ordenó Fernández
- Esta bien me quedaré
- Hola, yo soy el gobernador de Córdoba, y le vengo a contar algo misterioso.
- Siéntese y cuente por favor –pidió Fernández
- Bueno yo me casé con una joven llamada Roja Somete y un día le llegó una carta con remitente Hernán IPORISAMITRO; mi esposa enloqueció y tiró la carta al fuego. Un mes después llego la misma carta pero la abrí y decía esto, he aquí una copia



DPÑUFTUBNF QPS GBXPS



- Una pregunta ¿puede quedarse usted aquí?
- No, quiero estar con mi esposa
- Como quiera. En cuanto llegue otra carta avíseme urgente, por favor
- Bueno adiós señor Fernández


- ¡Qué caso mas misterioso! ¿no lo crees? yo creo que fue el mas misterioso de todos
- También podríamos incluir el caso del triángulo de las semillas de melón –comenté.
- Sí, ese también… pero, ahora, fíjese en esto ¿que será?
- Y por qué no empezamos a investigar
- Son las 10 de la noche… es muy tarde; mañana empezaré a investigar

Al otro día empezamos a investigar. Yo pasé por todas las comisarías y en una de ellas me dijeron que Hernán IPORISAMITRO era uno de los asesinos más peligrosos de Méjico y otras cosas más que diré cuando se lo cuente a Fernández.

Tres meses después, sin tener idea de lo que decía el mensaje llegó una carta del gobernador con otra nota que decía lo siguiente:



DPÑUFTUBNF Ñ SF NBUN


- ¿Qué significará esto?
- No lo sé… ¡ah! me olvidaba… me dijeron en la comisaría que Hernán IPORISAMITRO es uno de los criminales mas peligroso de Méjico, ha asesinado a 5 personas y torturado a 21. Su padre era el criminal mas peligroso de Méjico y buscado en Méjico, Estados Unidos y Costa Rica; así que debe ser muy famoso en esos países. Lo atraparon el 2 de Julio de 1862. Su padre asesinó a viente mil personas: diez mil en Méjico, ocho mil en Estados Unidos y 2.000 en Costa Rica. Y eso no es todo, hay algo mucho peor: Hernán Iporisamitro se encuentra en Argentina y, lo terrible de todo, se encuentra en Córdoba
- ¡No puede ser! hay que enviar ya mismo una carta al gobernador
Pero justo llegó el gobernador con su mujer, era rubia, bajita, de ojos marrones, piel blanca, vestía pantalón azul, remera celeste y zapatos negros y todo tipo de adornos.

-Hola, acá tengo otra carta y nos vamos a hospedar aquí, si no es mucha molestia porque tenemos miedo de que ese tipo ande cerca. Aquí esta la otra carta.
Nos dio un sobre, abrimos y decía

ÑP ND DÑUFTUBT BÑEB GFTUFKBÑEP QPSRVF NBOBÑB FT MB VMUJNB WFT RVF WFT FM BNBÑFDFS Z UV WJEB NF IVCJFSBT DPÑUFTUBEP Z UF IVCJFSB EFKBEP FÑ QBA QBSB TJFNQSF

- Un caso muy misterioso, y no hay problema que se hospeden aquí.
- Mire, Fernández, yo conozco esta escritura, mi tío la utilizaba, pero nunca supe su significado. Mi tío trabajaba con el tipo, yo lo conocía, me iba a casar con él, pero escapé porque era una basura y de alguna manera me encontró.
- Bueno, ahora vamos a concentrarnos en el caso.

Estuvimos 2 horas tratando de descubrir algo; cuando, de pronto, Fernández dijo:
- Ya sé el código. Mire: déme la primera carta, si sustituimos esta letra por la anterior como por ejemplo la D por la C, la P por la O, la Ñ por la n, U por T, F por E, T por S, U por T, B por A, N por F, Q por P, S po R, y así sucesivamente formamos:

CONTESTAME POR FAVOR

- En la segunda dice:

CONTESTAME O TE MATO

Y en la tercera dice :

NO ME CONTESTASTE ANDA FESTEJANDO PORQUE MAÑANA ES LA ULTIMA VEZ QUE VES EL AMANECER Y TU VIDA ME HUBIERAS CONTESTADO Y TE HUBIERA DEJADO EN PAZ PARA SIEMPRE


- Entiendo su razonamiento pero no entiendo lo de la A por la Z
- Es lógico: Z empezamos de vuelta el abecedario y empieza la a
- Entiendo.
- Y otra cosa ya avisé a la policía y hemos mandado 15 móviles allá y 7 móviles acá
Al otro día al despertarnos, Fernández nos contó que habían atrapado al tal Iporisamitro y ya lo habían ahorcado. El gobernador se fue a su casa.

- Este caso está resuelto -dijo Fernández
- Tiene toda la razón.


No hay comentarios: