sábado, 8 de diciembre de 2007

Aunque parezca mentira...



Quizás Ricardo Eliecer Neftalí Reyes no llegara a ser un gran matemático, como al parecer le hubiera gustado a su padre, pero, evidentemente, Pablo Neruda entendía muy bien el origen del número.

"Ricardo Eliecer Neftalí Reyes, en su primera publicación en el diario 'La Mañana' de Temuco, empezará a llamarse Pablo Neruda. Él explicará así la causa para el cambio de su nombre: 'Yo me firmé Neruda por primera vez a los catorce años. Necesitaba un nombre para que mi padre no viera mis poemas en los periódicos. Él le echaba la culpa a mis versos de mis malas notas en matemáticas. Una vez leí un cuento de Jan Neruda que me impresionó muchísimo.' Jan Neruda, desconocido entonces, era aquel gran cuentista de la escuela de Praga, precursor de Kafka y Werfel, que ralató hisotiras vivas de la gente humilde de los barrios pobres de Praga."
(Mario Jorge de Lellis)

Si, además de oír el poema, quieres leerlo, pulsa aquí:


Pablo Neruda:
2 8 3 2 5 6 7 4 5 4 9


Una mano hizo el número.
Juntó una piedrecita
con otra, un trueno
con un trueno,
un águila caída
con otra águila,
una flecha con otra
y en la paciencia del granito
una mano
hizo dos incisiones, dos heridas,
dos surcos: nació el
número.

Creció el número dos y luego
el cuatro:
fueron saliendo todos
de una mano:
el cinco, el seis,
el siete,
el ocho, nueve, el cero,
como huevos perpetuos
de un ave
dura
como la piedra,
que puso tantos números
sin gastarse, y adentro
del número otro número
y otro adentro del otro,
prolíferos, fecundos,
amargos antagónicos,
numerando,
creciendo
en las montañas, en los intestinos,
en los jardines, en los subterráneos,
cayendo de los libros,
volando sobre Kansas y Morelia,
cubriéndonos, cegándonos, matándonos
desde las mesas, desde los bolsillos,
los números, los números,
los números.

El poema de Neruda aparecía en 'Las manos del día', Buenos Aires, Losada (1975) y lo hemos tomado de 'Contar bien es lo que cuenta que contar cualquiera cuenta', selección de textos hecha por Alfredo Raúl Palacios y Laura E. de Ondarçuhu, publicada por la editorial Lumen (2001)

No hay comentarios: