sábado, 8 de diciembre de 2007

Actos de Final de Curso



El curso se nos pasó volando en Eureka. Hemos llegado al final. Pero el final de 2007, supone el inicio de 2008. Nos vemos, así pues, en el 2008.
Felices fiestas y felices vacaciones.

Modelo de Clasificación

El siguiente modelo de clasificación que nos propone Alfredo Palacios tiene mucho para reflexionar, quizás hasta nos atrevamos a autocolocarnos en alguna de las clases propuestas o, incluso, me atrevo a invitaros a que propongáis vuestro propio modelo de clasificación:

Los que llevan la vida a la cátedra.
Los que arrastran la cátedra por la vida.
Los que piensan que el niño es un vaso que hay que llenar.
Los que saben que el niño es un fuego que hay que alentar
Los que suponen que educar es convencer.
Los que saben que educar es vencer.
Los que confunden vocación con profesión.
Los que profesan su vocación.
Los que vocacionalmente profesan.
Los que confunden cultura con información.
Los que se informan sobre la cultura.
Los que confunden la ingenuidad de los niños con ignorancia.
Los que saben que el niño es el padre del hombre.
Los que creen en la clase auditorio.
Los que creen en la clase museo.
Los que creen en la clase taller.
Los que suponen que la escuela es una preparación para la vida.
Los que saben que la escuela es la vida misma.
Los que creen que el aula es un enseñadero.
Los que saben que el aula es un creatorio.
Los que saben que toda lección debe ser una respuesta.
Los que creen que los niños fracasan en la Matemática porque no les gusta.
Los que saben que a los niños no les gusta la Matemática porque sienten que en ella están fracasando.
Los que saben que, si todos confunden educación con transmisión de ideas inertes, entonces parece que nadie está confundido.


(Alfredo Palacios, en 'Contar bien es lo que cuenta, que contar cualquiera cuenta', ed. Lumen, Buenos Aires, 2001)

Aunque parezca mentira...



Quizás Ricardo Eliecer Neftalí Reyes no llegara a ser un gran matemático, como al parecer le hubiera gustado a su padre, pero, evidentemente, Pablo Neruda entendía muy bien el origen del número.

"Ricardo Eliecer Neftalí Reyes, en su primera publicación en el diario 'La Mañana' de Temuco, empezará a llamarse Pablo Neruda. Él explicará así la causa para el cambio de su nombre: 'Yo me firmé Neruda por primera vez a los catorce años. Necesitaba un nombre para que mi padre no viera mis poemas en los periódicos. Él le echaba la culpa a mis versos de mis malas notas en matemáticas. Una vez leí un cuento de Jan Neruda que me impresionó muchísimo.' Jan Neruda, desconocido entonces, era aquel gran cuentista de la escuela de Praga, precursor de Kafka y Werfel, que ralató hisotiras vivas de la gente humilde de los barrios pobres de Praga."
(Mario Jorge de Lellis)

Si, además de oír el poema, quieres leerlo, pulsa aquí:


Pablo Neruda:
2 8 3 2 5 6 7 4 5 4 9


Una mano hizo el número.
Juntó una piedrecita
con otra, un trueno
con un trueno,
un águila caída
con otra águila,
una flecha con otra
y en la paciencia del granito
una mano
hizo dos incisiones, dos heridas,
dos surcos: nació el
número.

Creció el número dos y luego
el cuatro:
fueron saliendo todos
de una mano:
el cinco, el seis,
el siete,
el ocho, nueve, el cero,
como huevos perpetuos
de un ave
dura
como la piedra,
que puso tantos números
sin gastarse, y adentro
del número otro número
y otro adentro del otro,
prolíferos, fecundos,
amargos antagónicos,
numerando,
creciendo
en las montañas, en los intestinos,
en los jardines, en los subterráneos,
cayendo de los libros,
volando sobre Kansas y Morelia,
cubriéndonos, cegándonos, matándonos
desde las mesas, desde los bolsillos,
los números, los números,
los números.

El poema de Neruda aparecía en 'Las manos del día', Buenos Aires, Losada (1975) y lo hemos tomado de 'Contar bien es lo que cuenta que contar cualquiera cuenta', selección de textos hecha por Alfredo Raúl Palacios y Laura E. de Ondarçuhu, publicada por la editorial Lumen (2001)

martes, 4 de diciembre de 2007

Johnny Oustrai



Juan Ignacio, un chico de Tandil, nos ha permitido que publiquemos su cuento, un cuento de detectives que hará las delicias de grandes y pequeños.
Hemos aprovechado la narración de Juan Ignacio para refrescar la memoria sobre aquellos detectives que poblaron la infancia de muchos de los grandes, que llenaron los cines, los libros, los cómics y nuestra imaginación.
Detectives que no se dejaban engañar por una sonrisa y que siempre sabían rectificar a tiempo de sus errores. Así es también Johnny Oustrai.
Si desplegáis, pulsando más abajo, veréis el cuento de Juan Ignacio tal como él nos lo envió.



Cuento de Juan Ignacio Rau. 5º año EPB Tandil

Johnny Oustrai


Un hombre muy misterioso paseaba por la ciudad.
Era un día nublado, 12 de Octubre de 1950. Toda la gente que pasaba lo miraba lleno de envidia. Siempre lo saludaban y el respondía con un simple ‘hola’ muy serio.
Era el detective Johnny Harry Thomas Oustrai.
Llegó a la agencia a las 6:00 a.m. como todos los días.
- Hola Johny exclamo el detective Ronald.
- Hola Ronald- respondió éste. Entró a la oficina y casi se desmaya del trabajo que tenia, se sentó y empezó a trabajar. Así a las 11:10 había terminado; y, enseguida, vino Peter y le dijo que había un asesinato en la mansión de los Harper.
Fueron los detectives Johny, Peter, Thomas y Ronald.

Cuando fueron allá tocaron la puerta
-¿Quién es?- preguntó una señora.
- Agencia UZZ
- ¡ah!- y les abrió, una mujer que tenia aproximadamente 30 años con el rostro pálido y lleno de lagrimas
– Hola, aquí está el muerto- dijo la mujer sollozando.
- ¿Quién es usted?- Preguntó Johny
- Soy Mary Back
- ¿como se llama la victima? Preguntó Johny
– Joe Harper- respondió.
- Bien señora, dijo Johny, se tendrá que ir así investigamos lo ocurrido.

Había un hombre, de 33 años o más, boca abajo, con un cuchillo en la espalda. Empezaron a investigar tenía puesto un reloj de oro y 2 anillos de plata. De repente Johny dijo:
- yo opino que llamen a la viuda inmediatamente para ver quién eran sus amigos y enemigos
- para mí, primero investiguemos los objetos de valor, apuntó Ronald.
Thomas y Peter estuvieron de acuerdo con Ronald.
Empezaron a investigar encontraron las cosas que he mencionado y un collar que tenía diamantes.
-Esto es raro, dijo Peter, seguramente no fue un ladrón, si no le faltaría esas cosas o sea los collares, relojes, anillos etc. Supongo que lo mato por envidia o por venganza.
---Llamemos a la viuda, dijo Johny. Ronald, Peter y Thomas estuvieron de acuerdo.
- Señora Mary, sabe si su esposo tenía enemigos- dijo Peter
- no- dijo Mary- pero solía pelearse con un hombre llamado Joe
- ¿Por qué?- dijo Johny
- ¡OH! no lo sé, nunca me dijo. Siempre que le preguntaba cambiaba de tema
-¿y donde vive Joe?- Pregunto Thomas.
- Vive a 12 cuadras de acá. Vive en Washington al 1540.
- Muy bien señora, lo que vamos a ser con el cuerpo es ponerlo en aquel armario hasta que volvamos- respondió Johny.
- Si dijo la mujer.
Fueron a la casa de Joe. Thomas tocó.
-Si ¿Quién es?
-Detective de la agencia UZZ.
-OH, ya les abro dijo. Que se les trae por aquí.
-Un asesinato dijo Johny?
- ¿¡¡¡¡¡Asesinato, pero… quién?!!!!
-Joe Harper- dijo Johny
- no- dijo Joe, y se le cayó un vaso.
-Sí- respondió Thomas- la mujer nos contó que usted solía pelearse con el.
---Sí, es verdad- dijo Joe.
- ¿Y por qué?- apuntó Ronald
- Por pavadas, por ejemplo, a veces él me vardeaba mucho y presumía, pero no por eso lo voy a matar
-¿Y se peleaban muy seguido?
-Y sí, él me vardeaba mucho.
-¿Tenías celos?- Pregunto Ronald
-No, para nada, no voy a ser celoso de alguien que me vardeaba y presumía.
- ¿Cuándo fue la última vez que lo vio?- Dijo Peter –
- Lo vi por última vez el 26 de Septiembre para su cumpleaños, dijo.
- ¿Lo engañabas? -Preguntó Ronald
- para nada
- Bueno Joe, volveremos pronto. Seguramente con una orden para investigar la casa- exclamó johny.
--- Muy bien, los espero, adiós.

Fueron a la casa y le contaron todo a la mujer ‘¡no puedo creerlo!’ Dijo.
-¿Señora tenía amigos?- preguntó Thomas.
-No, sólo tenía 4 o 5 amigos y uno de ellos lo envidiaba. Éste se llama James y vive en NE Cork al 5000.
- Señora- dijo Johny- ¿como lo trataba a usted?
- Muy bien; siempre me ‘contaba todo’, bueno… casi siempre. Pero todo lo importante siempre me lo contaba.
-Una pregunta ¿usted lo odiaba?- Dijo Peter y se dio cuenta de que mejor se tendría que haber callado.
- pero… ¿cómo se te ocurre?- y rompió a llorar- ¡insolente! ¡desgraciado! ¡*¨$•@# (-)!- y le pegó un cachetazo.

-Bueno tranquila- dijo Johny y le dio algo y se calmo.
Peter pidió disculpas y la señora las aceptó.
- Ustedes quédense con la señora, yo iré- dijo Johny.
Cuando salió eran 6 de la tarde y a las 8 terminaba su trabajo.
Fue a la casa de Jame y tocó la puerta.
-¿Quién es?- preguntó
- agencia UZZ.
- Ahí le abro.
-Hola, ya sé la terrible noticia, ya sé, lamentablemente, que ha muerto el señor Joe Harper.
- Sí, y lo vengo a interrogar a usted.
- Sí adelante.
- ¿Usted envidiaba al señor Joe?
- Sí, pero porque tenía mucha suerte, nada más.
--Sí, bueno ¿a usted lo molestaba el señor?
--Para nada- contestó- todo lo contrario: siempre me ayudaba y me daba una mano en todo.
-¿Usted lo odiaba?
- Para nada- Y suspiró al ver que no se había puesto tan nervioso como la señora Back.
- Bueno, muchas gracias.
Y se fue a la casa de Mary y de allí se fue cada uno a su casa.

Al otro día, cuando llegó, Johny se enteró de una horrible noticia: la señora Back había muerto: -llamó aquí y, cuando iba decir el nombre del asesino, murió- dijo Ronald.
-¡no puedo creerlo!- dijo indignado Johny- estamos en la misma opinión- exclamó.

Fueron al despacho del juez para que investigara la casa de James.

Esta vez a la casa de James fueron Johny y Peter, a las 8 estaban en la casa de la señora Back y vieron a la señora boca abajo con una bala en el pulmón, ‘mejor vayamos a lo de James’ dijo Peter.

Así a las 8:30 estaban allá. Llamaron a la puerta y abrió James.
-Hola, sí, venimos a decirle que tenemos una orden para investigar su casa.
–De ninguna manera.
- Lo siento, la orden- exclamó Johny.
- está bien pasen.
Cuando entraron Johny buscó abajo y Peter arriba.
- Johny ven rápido, ¡mira!- le susurró al oído- mira este collar.
- sí, ¿qué pasa?
- yo recuerdo que lo tenía la señora Back anoche; y hoy cuando la vimos ya no lo tenía y mira: MB (Había unas letras en el collar grabadas con oro). ¿Qué hacemos Johny?
-Tengo un plan- dijo Johny y le susurró algo al oído.
- me parece magnífico- dijo Peter
- Bien señor- dijo Johny- seguro que es otra persona porque acá no encontramos nada.
- Les dije que yo no era el asesino, adiós- y cerro.
Veinte minutos después volvieron y dijo:
- ¿qué hacen ustedes 2?
- ¿acá nosotros 2?- Dijo Johny se movieron al costado y aparecieron Ronald, Thomas y 12 policías: queda arrestado- dijo Ronald- por matar a Mary Back y a su esposo- y se lo llevaron.
Tres días después el señor James fue condenado a muerte a la horca.


Al otro día Johny llego a las 6 a.m. como de costumbre y tenía bastante trabajo. Hacia a las 9 tocaron la puerta.
– Pase- dijo Johny la puerta se abrió y su jefe el señor Vid Homes entró.
- Hola jefe
- hola señor Oustrai, tiene un caso en la mansión del misterio. Esta a 40 millas de aquí así que ya mismo el señor Jack lo llevará hasta allá.
-Muy bien una pregunta ¿iré solo? No el detective Peter irá contigo. A Johny eso le agradó y mucho ya que con Peter eran excelente equipo y se llevaban muy bien. Salieron para allá y le dijo a Vid ‘adiós jefe’. El señor Johny era agradable con las personas y ´´ alegre ´´ con sus compañeros, pero con la persona que no conocía o conocía muy poco era muy serio. En cuanto su jefe, era muy serio con todos hasta con su esposa e hijos siempre era así.
Luego de 40 minutos de viaje llegaron. Tocaron la puerta y no abrió nadie.
- ¡OH, no!- dijo Johny. ¡PAM! y abrió la puerta. Había una mujer tirada, estaba desmayada y con muchas lágrimas y un hombre de aproximadamente 50 años, pálido, con un frasco de veneno al lado. Despertaron a la mujer y gritó:
- ¿¡Quienes son ustedes?!
- Agencia UZZ- Dijo Johny- venimos a investigar el caso de…
- ay, no me digas más, soy Polly Cariz, si me necesitan estoy en mi cama no quiero ver esto.
–Espere, ¿cómo se llama?, el nombre completo por favor- dijo Peter
- Él se llama Jorge Ronaldo Cariz es mi padre
Johny exclamó: ¡bien! y su madre está…
- muerta.
- Bien… ¿tenía amigos, enemigos?- dijo Johny.
- No tenía amigos ni enemigos… Él tenía una depresión muy grave… ¡ah! ahora que me acuerdo… tenía un enemigo que le solía amenazar varias veces… vive aquí al lado… ¡Oh! el collar no está- y rompió a llorar.
Peter la tranquilizó y le preguntó cómo se llamaba ese enemigo:
- No sé- exclamó.

Fueron a la casa de al lado; tocaron y les abrió:
- Hola, ¿qué se les trae por aquí?
- hola, somos agentes UZZ y venimos hacerle una pregunta… ¿Cómo se llama usted?- Dijo Peter.
- y ¿a ustedes qué les importa?
- un poco más de respeto- dijo Peter
- está bien ¿qué quieren?
- Venimos a interrogarle por el asesinato de Jorge- el hombre se estremeció- Ronaldo Cariz
- ¡¡no!!
- Sí, usted lo amenazaba ¿cierto?- dijo Johny.
- No… Él me amenazaba a mí… siempre fingía algo para después meterme en problemas.
- ¿Cuándo fue la última vez que lo vio?- preguntó Johny.
- Ayer lo vi… Bueno lo veía todos los días… siempre pasaba por aquí.
- ¿Usted lo odiaba?- preguntó Peter.
- Para nada- dijo el hombre.
- ¿cómo se llama?
- No les voy a decir…
- por favor, necesitamos su nombre- dijo Peter. Insistió 12 ó 13 veces y el hombre se cansó.
- ¡basta! #$%”_-)
-un poco más de respeto, impúdico- dijo Peter
- cállate- dijo
- bien con eso basta… volveremos pronto- dijo Johny alterado. Fueron a la casa y le contaron todo.
- Estoy anonadada- dijo.
- bueno ¿qué va a ser? nos vemos mañana- y se fueron.

Al otro día Johny se levantó, desayunó y se fue directo al despacho del juez, el señor Brees. Johny tocó
– ¡Adelante!- pasó Johny.
- Hola Johny, aquí te dejo la orden para investigar la casa del señor… ¿Cómo se llama? – No lo sé- dijo Johny.
-¿Cómo?…¿no te lo dijo?
- No quiso decírmelo- dijo Johny
- ¡le preguntas ese nombre ya!- Johny se estremeció ante la rabia del juez. Nunca lo había visto tan furioso.
- Pero le insistimos con Peter 14 o 15 veces.
- No me importa- dijo más calmado.
- bien, adiós señor.
- adiós- dijo- y perdona la alteración.

Fueron a la casa de la señora Cariz y le dijeron que investigarían el caso y para eso iban a investigar al vecino.
Fueron a la casa tocaron la puerta y abrió
- hola, sí, los estaba esperando. Eh, Peter, perdona por lo de ayer.
- sí, no importa… venimos a investigar la casa
- adelante.
Y empezaron a investigar.
Johny encontró una cadena que decía JRC. Johny se estremeció pues si ustedes lo recuerdan el nombre de la victima era Jorge Ronaldo Cariz.
Llamó a Peter, lo miró y le dijo al hombre:
- señor, queda usted arrestado.
-¿¿¿¿por qué????
- Por esto
Y mostraron la cadena:
- ¡ah!
- pero ¡¡¡nada!!!, lo supe cuando no quería decir su nombre- dijo Peter.
- Está bien, llévenme- y se lo llevaron a la agencia.
Cuatro horas después lo iban a fusilar. Cuando estaba Johny dijo: ‘Preparen, apunten’
- ¡no!- apareció la señora Polly- no lo maten. Él se suicidó a causa de su depresión.
- Pero señora tenemos esta…- dijo Peter y no alcanzó a terminar apareció la cadena JRC y dijo el hombre:
- mi nombre es Jorge Richard Clown.
Johny quedó anonadado, pidió que lo liberaran y lo liberaron, él contó que no les quería contestar porque pensaba que eran ladrones. Una vez que supo, porque vio la insignia, les iba a contestar pero no lo dejaron terminar… pidieron disculpas y desde ese día fueron muy buenos amigos.
Jorge se integro en la UZZ y fue un buen detective. Bueno hasta acá llegó mi historia espero que les haya gustado y si hay algún asesinato (espero que nunca les pase eso ya que es horroroso) no duden en pensar en Johny Harry Thomas Oustrai

FIN



domingo, 2 de diciembre de 2007

La fiebre del ajedrez



Ficha técnica:
Fiebre del ajedrez, La. (1925)

Shakhmatnaya goryachka.

Género:
Comedia / Corto

Nacionalidad:
Unión Soviética

Director:
Vsevolod Pudovkin
Nikolai Shpikovsky

Actores:
Boris Barnet
José Raúl Capablanca
Zakhar Darevsky
Konstantin Eggert
Vladimir Fogel
Natalya Glan
F. Ivanov
Sergei Komarov
Ivan Koval-Samborsky
Anatoli Ktorov
Yakov Protazanov
Yuli Raizman
Anna Zemtsova
Mikhail Zharov

Guión:
Nikolai Shpikovsky

Fotografía:
Anatoli Golovnya

Duración: 19 minutos (la versión original es algo más larga, 30 minutos)

Sipnosis:
Durante un torneo internacional de ajedrez en Moscú, toda la Unión Soviética aparece dominada por la “fiebre del ajedrez”. Eso complica las relaciones entre un joven obsesionado por el juego y su novia, que lo detesta. Se trata de una comedia llena de gags visuales, con algo del estilo de Buster Keaton, y con la divertida participación del legendario campeón cubano Capablanca.
Quizás la película no parezca propiamente para los más chicos, pero seguro que interesa a todos los aficionados al ajedrez, tengan la edad que tengan. Les sugiero que se fijen bien en los detalles, por ejemplo, al chico, que le gusta el ajedrez, lleva en la ropa detalles cuadriculados, hasta las medias.